Faltas de atención: 5 señales de alarma

Si detectas alguna de estas señales, significa que estás perdiendo la atención y te estás “desconectando” de ti mismo. Cuando esto ocurre, la meditación en movimiento es una práctica muy efectiva que te reconecta contigo a través del movimiento. Esta meditación es una alternativa para personas que les cuesta mucho relajarse con lo que yo llamo: prácticas convencionales de meditación en la quietud, como son; concentrarse en la respiración y en cada músculo de tu cuerpo.

Señales que te dicen que algo no va bien y estás perdiendo la atención:

  • Juzgar lo que te ocurre de forma polarizada; es bueno o malo, es bondad o maldad. Si utilizas este tipo de pensamiento puedes desarrollar un apego excesivo ante las experiencias positivas y una animadversión a lo que juzgas como negativo, rechazando con rapidez un gran elenco de posibilidades.
  • Correr cuando realizas cualquier acción, aunque no sea urgente, sin estar atento a dicha acción mientras la ejecutas. Por ejemplo cuando guardas la compra y pones la botella de gel de ducha en la nevera…
  • Cometer errores como tirar, perder o romper cosas por descuido.
  • Engullir la comida (normalmente en cantidad excesiva) mientras hablas con rapidez o ves la TV, sin estar atento al propio proceso de comer ni ser consciente de qué o cuanto comes.
  • Cuando tu pensamiento corretea de forma alocada por pasado y salta al futuro con rapidez sin detenerse ni un momento en lo único que existe: El Aquí y Ahora. Cuando esto ocurre, notarás que disminuye tu capacidad para percibir tus propios sentimientos, tensión física, malestar o bienestar. Es un estado peligroso pues puedes estar auto-saboteándote sin ser consciente. También puede ocurrir que cuando obtienes un logro no eres capaz de disfrutarlo ni un minuto…. Porque sigues corriendo hacia ninguna parte.

Si tienes alguno de estos síntomas (o todos), la meditación en movimiento es una herramienta con la que puedes retomar el equilibrio y “amigarte” contigo mismo de nuevo, al fin y al cabo, tú eres la persona que siempre te acompañará, luego,

¿qué pierdes llevándote bien contigo?

Meditación en movimiento

Meditación de Elia Frías